Texto elaborado por Pilar Barrios en abril de 2011

En la zona que bordea el río Alagón, se encuentran pueblos tan significativos como Montehermoso que destaca por la conservación de sus tradiciones y de una gran variedad de danzas en los rituales. Si las diferenciamos por géneros, podemos distinguir entre las danzas de mujeres, unas puramente profanas como Las mayas; otras, en las que se mezcla el ritual religioso y el profano, como las danzas de La vaca-moza en Montehermoso y La vaquilla de Galisteo, y otras, formando parte del ritual religioso, como las de Las serranas de Portezuelo y La reverencia de Portaje.

Con respecto a las de hombres generalmente son una sucesión de danzas entre paloteos, castañuelas y oficios, que sin duda en su momento fueron similares, pero algunas ya han desaparecido. Sigue conservándose cada vez con más fuerza las de animales, en las que se entremezcla el ritual religioso con el antiguo pagano, como es el caso de Las carantoñas de Acehuche, ritual típico de las épocas de precarnaval en el que se mezclan animales fantásticos con la adoración de los santos mártires, quizá provenientes de aquellas primeras Lupercalia romanas y que posteriormente llegaran a cristianizarse, tras la reforma del obispo Gelasio en el siglo V.

Podemos destacar danzas diferentes y similares en distintos pueblos. Algunas se complementan o coinciden con las de Monfragüe y los llamados cuatro lugares, que son zonas colindantes. En unos sitios se conservan mejor que en otros, como Los negritos de Montehermoso que parece que no han sufrido cambios desde hace siglos, y otras, han desaparecido. como La vaca-moza, del mismo pueblo, pero están muy bien documentada por García Matos. Lo mismo ha sucedido con las de San Pedro ad víncula, Corpus Christi y La Inmaculada de Torrejoncillo. Varias se interpretan en la actualidad, o hasta hace pocos años, únicamente como exhibición en fiestas comarcales y en otras ocasiones por puro lucimiento, como La vaquilla de Galisteo, Las serranas de Portaje y La reverencia de Portezuelo. Una de las tradiciones principales, que aún permanecen y no han perdido su continuidad son los antiguos Officium pastorum y/o Autos Sacramentales de Navidad, representados en Las rajas de la Cofradía del Niño Dios de Galisteo y en La pastorela de Palomero, donde además se incluyen las danzas de pastores.

Echar la bandera es un ritual muy extendido por los pueblos del norte cacereño, como ya ha sido tratado, más ampliamente, en el capítulo dedicado a la Sierra de Gata. Se Echa la bandera en Ahigal (Cristo de los Remedios), Carcaboso (San Jovita), Valdeobispo (San Roque), Torrecilla de los Ángeles (San Marcos), Santibáñez el Alto (Los santitos), Villasbuenas de Gata (San Pantaleón), Gata (romería de San Blas), Pozuelo de Zarzón (Virgen de la Encina), El Bronco (San Blas y Santa Magdalena), Galisteo, Santibáñez el Bajo, Aceituna, etc., etc.

Video relacionado